Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

¿Brecha Digital de Género? ¡Ya no!



Ariadne Rivera
ariadne.rivera@the-ciu.net

ciu
Diana Fernández del Campo
diana.fernandez@the-ciu.net

Desde 1975, la Organización de las Naciones Unidas instituyó el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, con el objetivo de conmemorar años de lucha de los diversos grupos femeninos por el ejercicio de sus derechos humanos en las esferas política, económica, social y cultural. Este año la consigna que engloba la celebración es “Igualdad para las mujeres: progreso para tod@s”.

¿Anacrónico a estas alturas del siglo 21 seguir hablando de este tema? Algunos lo pueden pensar así, pero lo cierto es que en muchos terrenos aún no se homologan las oportunidades inter-genero. Sin embargo, la gran noticia es que en el plano de la accesibilidad y adopción digital, esto ya no es un tema para una agenda aguerrida, definitivamente no en México. Lo cierto es que en menos de una década la distinción de género ha dejado de ser el diferenciador en diferentes dimensiones.

Equidad de género en números

Mucho hemos hablado que desde una perspectiva multidimensional, las TIC representan un habilitador de otros derechos (por ejemplo, educación, libertad de asociación, entre otros), y ofrecen la oportunidad de aumentar la productividad de otros sectores de la economía.

Amerita entonces repasar qué ha pasado con los niveles de penetración de servicios en México en términos de género y cómo el acceso a dichos servicios se acerca a cumplir la consigna que enmarca la conmemoración de la mujer este año.

La Encuesta en Hogares sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información (ENDUTIH) muestra que al mes de abril de 2013 existían 49.4 millones de personas usuarias de computadora y 46 millones de usuarios de internet en el país, es decir una penetración de 42% y 39% respectivamente.

La evolución de la distribución de usuarios de TIC muestra que en la primera ENDUTIH que realizó INEGI en 2001 existía una diferencia de género de 8 puntos porcentuales entre los usuarios de computadora, en la que 46% del total de usuarios eran mujeres y 54% hombres. En la más reciente medición no existe una brecha significativa en términos de género, ya que de acuerdo con la ENDUTIH 2013 la distribución de usuarios de computadora hoy corresponde 50.1% mujeres y 49.9% hombres.

Usuarios de Computadora por Género

 

Usuarios de Computadora por Género

Al hacer el mismo ejercicio para usuarios de internet, se revela que en 2001 existía una brecha de 10 puntos porcentuales entre hombres y mujeres usuarios, mientras que dicha disparidad se ha reducido en años posteriores, de tal forma que desde 2009 no existe una diferencia significativa por género entre los internautas mexicanos. Esta información arroja un resultado de penetración para 2013 de 50-50% entre mujeres y hombres, consolidando así esta dimensión de la eliminación de la brecha digital de género.

Usuarios de Internet por Género

Usuarios de Internet por Género

 

Por otro lado, de acuerdo con la CEPAL existen dos tipos de brecha digital. La primera es la que tiene que ver con el acceso a internet y computadoras, que depende de las características sociodemográficas de las personas. La segunda brecha es la que se relaciona con las habilidades digitales que los individuos cuentan para aprovechar los dispositivos y servicios de telecomunicaciones.

Si bien los datos sobre usuarios de computadora e internet muestran que la primera brecha ya se superó, la segunda brecha indica que las mujeres enfrentan una desventaja frente a los hombres, ya que éstas hacen un uso de las TIC que requieren menor destreza tecnológica, mientras que los hombres se muestran más especializados en aplicaciones avanzadas.

Estas diferencias tienen mucho que ver con las asimetrías en niveles educativos y productivos. Los datos de la ENDUTIH 2013 muestran que en ciertos niveles de instrucción las mujeres cuentan con mayor predisposición al uso de computadora, y como es posible observar en la gráfica, en los niveles de Carrera Técnica y Normal la distribución de uso de TIC corresponde 68% a mujeres y 32% hombres. Sin embargo, vale la pena mencionar que estos niveles de instrucción generalmente son asociados con la feminización del trabajo, y estas cifras son un indicador de la segregación que existe en el mercado laboral, con una elevada concentración de mujeres en niveles de educación básica y media, mientras que son los hombres quienes muestran mayores niveles educativos.

Usuarios de Computadora por Género y Nivel de Instrucción

Usuarios de Computadora por Género y Nivel de Instrucción

En cuanto al uso de Internet por nivel de instrucción y género, la distribución es similar a la de usuarios de computadora, señal de que ambos servicios son complementarios. Nuevamente, los niveles de instrucción Normal y Carrera Técnica muestran mayor proporción de mujeres, donde 69% corresponde a mujeres y 31% a hombres, mientras que el porcentaje de mujeres que accedió a los niveles de maestría y doctorado es menor tanto para usuarias de internet como de computadora. En esta dimensión la brecha educativa de género aún persiste, aunque se sigue suavizando mientras más mujeres continúan sus estudios y es de esperar se cierre por completo gracias a la igualdad de oportunidades que caracteriza a la vida moderna.

Usuarios de Internet por Género y Nivel de Instrucción

Usuarios de Internet por Género y Nivel de Instrucción

 

Como dato curioso a favor de las mujeres en este día, de acuerdo con el archivo cinematográfico Britsh Pathé, es muy probable que la que pudiera ser considerada la primera llamada por teléfono móvil fue realizada por una mujer en 1922. En el video se muestran dos mujeres utilizando una pequeña radio de alta frecuencia, y para lograr que funcione hacen tierra conectando los cables al hidrante, con el paraguas que se muestra haciendo la función de antena, mientras que la telefonista está usando un radio y pone el micrófono a lado del tocadiscos.

Vale la pena destacar que aunque la brecha de género en términos de uso de TIC no es significativa, la segunda brecha digital muestra que existen otras brechas. Por ejemplo, nivel educativo y socioeconómico que influyen en la distribución de usuarios de TIC. Otros ejercicios incluirían revisar la participación femenina en la creación de contenidos digitales y la distribución y penetración de usuarios en el ámbito rural y urbano.

Fuente: The Competitive Intelligence Unit @theciu

Escriba un comentario