Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

¿Para que sirve una tableta si hay smartphones grandes?



tabletNo sé a Usted, pero siempre he preferido los celulares pequeños incluso para revisar redes sociales, correos o Internet. Esas galletas que se pone la gente en la oreja para hablar me parecen horribles. Pero en gustos no hay nada escrito y de hecho los smartphones de hasta 7 pulgadas -las llamadas phablets- ganan mercado pues hoy la gente lo que menos hace es hablar por el teléfono y lo usa para muchas otras actividades.

Aún así los fabricantes siguen confiados en el incremento de las ventas de las tabletas, que se ubicarían como el tercer dispositivo en el mercado mundial para el 2018, por encima de las computadoras de escritorio y de las portátiles. Solo le ganarían los smartphones y las phablets.

¿Son útiles las tabletas?

Depende de sus necesidades. Por ejemplo, en mi caso, cada vez que quería ingresar a la cuenta del banco en línea tenía que encender la computadora. Y ya saben lo que dura una computadora en instalarse, abrir el navegador y luego la página electrónica. En el smartphone la pantalla pequeña es incomoda para algunas operaciones.

Con una tableta eso se hace en un dos por tres. En menos, tal vez. Simplemente pulso el botón de encendido y ahí está la app del banco, la abro, pongo las claves y hago la transacción.

Luego cierro la aplicación y listo.

Igual para leer un artículo, un reportaje o un libro. Pero, además, en la computadora al rato de estar leyendo uno o dos artículos ya el cuerpo resiente la posición. Realmente, al rato de estar leyendo por ejemplo el periódico en su página electrónica o en su formato de PDF, sale uno cansado y engarrotado. ¿O no?

Con la tableta me siento en el sillón y leo el periódico completo como si tuviera la edición de papel. Así ya revisé la edición de Perfil de este mes, las ediciones diarias de La Nación y Al Día, y el semanario El Financiero de esta semana.

La experiencia ha resultado también muy buena en otras tareas.

Por supuesto, reviso las redes sociales, chateo con otros contactos y chequeo y respondo correos electrónicos.  Las apps para estas actividades funcionan a la perfección. Incluso -la tableta que tengo es una Acer con sistema operativo Android- tiene app para el Drive, donde puedo revisar y trabajar sobre los documentos que tengo almacenados ahí.

La Acer que escogí -modelo Iconia B1- me gustó por la resolución de la pantalla y su tamaño, de 7 pulgadas: la puedo sostener con una sola mano mientras en la otra tengo la taza de café.

En cuanto a la resolución me gustó más que una Nuqleo, que tenía precio y tamaño similar.

De hecho en la tienda donde la adquirí (¢90.000, redondeando, pero hay desde ¢42.000) los vendedores se acercaron varias veces al verme tan entretenido saltando de una tableta a otra mientras me decidía: vi marcas, modelos, tamaños, precio y resolución. Y es que como lo mostramos en una nota esta semana, hay una gran variedad de tabletas en el mercado.

Por supuesto, pude escoger una iPad mini o una Galaxy mini, pero creo que con una tableta de precio de media gama puedo tener las mismas funcionalidades que en una de alta gama y con menor costo, por supuesto.

No me pregunten por el almacenamiento y la memoria, pues los documentos, fotografías y otros archivos los manejo siempre en la nube, no almaceno nada en ningún dispositivo.

De hecho todas esas funciones básicas -navegador, correo, redes sociales, Drive, apps, messenger- operan a la perfección.

Algunos modelos de tabletas tienen posibilidad de conectarse a redes telefónicas móviles de 3G, pero todas cuentan con tecnología para WiFi donde se conectan sin problemas. De hecho, desde el mismo momento en que se activa el dispositivo hay que conectarlo a Internet.

Desventajas: la batería, como siempre. Digamos que después de dos horas de funcionamiento continuo o en breves periodos ya hay que ir previendo recargarla. Pero este es un problema que comparte con otros smartphones y que probablemente también padecerán las phablets. En eso le gana mi netbook, solo que -al igual que leer un periódico, por ejemplo, en una PC- en este tipo de laptops de miniatura hay que hacer un mayor esfuerzo.

Ahora bien, tengamos claro que en la era en la que como usuarios tenemos y nos conectamos desde varios dispositivos, cada equipo es provechoso según sea el momento: un smartphone o una phablet en el bus o en lugar público; la tablet en el sillón de la casa o en una cafetería y hasta en una reunión; la laptop o una netbook en clases, reuniones o hasta en la cama para redactar documentos y responder correos a los que hay que adjuntarle diferentes archivos; una computadora de escritorio para el trabajo, ya sea en la oficina de la casa o de la empresa.

¿Hay que andar con tanto chunche? No, tenga y use lo que más le ayude y se adapte a sus necesidades y actividades diarias, profesionales, laborales, de información, de cultura y de entretenimiento.

 

Especificaciones Modelo ACER Iconia B1
Sistema Operativo Android
Procesador MediaTek 1,3 GHZ de doble núcleo
Memoria Memoria flash de 8 GB y 1 GB de RAM con ranra para micro SD
Pantalla 7” WSVGA (1024 X 600) LCD multi touch screnn
Cámara frontal 0,3 MP
Conectividad WIFI IEEE 802.11 b/g/n Bluetooth 4.0 y GPS
Batería Lithium de 11.2 w
Dimensiones 119 x 122 x 10,7 mm

Escriba un comentario