Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

¿Qué pasa con Wii U?



Daniel Socialmedia - Retro NintendoAnte todo, aclarar que aunque he tenido varias videoconsolas dependiendo de la generación, en la actualidad no poseo ninguna de las tres nuevas consolas domésticas (léase PS4, XBOX One y Wii U), mi última adquisición fue una Wii al año de su salida al mercado. Comento esto porque, aunque firme defensor de Nintendo y antiguo poseedor de sus productos, en este post de hoy no daré una opinión muy positiva sobre su última máquina.

Desde que comenzó su andadura en esto de los videojuegos (Nintendo, en sus primeros años de vida, se dedicaba a la fabricación de cartas) la compañía nipona ha destacado por sus ganas de innovar frente al resto de sus competidores, Sega al principio, Sony y Microsoft después. Así, su primera máquina de sobremesa, la archiconocida NES de 8 bits, llegó al mercado en noviembre de 1987 y durante su larga vida colocó 62 millones de consolas a nivel mundial gracias, en gran parte, al “rompe-ventas” Super Mario Bros y jugosas licencias como Tetris. Mucho más impresionante fue el mercado portatil en donde literalmente arrasaron vendiendo casi 119 millones de Game Boy. De todas formas, hoy quiero centrarme únicamente en el capítulo de las máquinas de sobremesa.

Años más tarde, en junio del 92, entró en juego su nuevo sistema de 16 bits al que llamaronDaniel Socialmedia - Super Nintendo
Super Nintendo. En España, una agresiva campaña de marketing le acuñó el eslogan “El cerebro de la bestia” y, a juzgar por todo lo que era capaz de lograr, no se quedaron cortos. Algo más de 49 millones de ventas en el mundo y videojuegos como el excelente “Super Mario World”, “Street Fighter II”, “The Legend of Zelda: A Link to the Past” o la saga “Donkey Kong Country”, así lo certifican. Esta última, precisamente, fue la pionera en incorporar gráficos prerrenderizados sobre fondos y personajes lo que lograba un impresionante efecto 3D que hizo babear a medio planeta en aquella época. El Modo 7, que conseguía dotar a juegos con gráficos en 2D de un efecto 3 dimensiones gracias al escalado de sprites, fue otra de las bazas con las que demostrar la potencia gráfica de la máquina en clásicos como “Super Mario Kart”, por poner sólo un ejemplo.

A partir de marzo del 97, fecha en la que sale al mercado Nintendo 64, es cuando más empezamos a apreciar los usuarios que Nintendo va por otro camino, que no es compañía que siga modas y vaya a favor de la corriente. Mientras ellos lanzaban al mercado una nueva videoconsola aún a base de cartuchos con una potencia de 64 bits, Sony y Sega, con PSX y Saturn respectivamente, nos enseñaron lo que daban aún de sí los 32 bits y nos traían los primeros juegos en CD.  De todos es sabido ya que la primera destrozó el mercado con 105 millones de aparatos en nuestros hogares mientras que, la segunda, fracasó estrepitosamente con algo menos de 10 millones de ventas. N64 alcanzó a la nada despreciable cifra de 33 millones antes de llegar uno de los primeros pinchazos de la compañía…

Abril de 2002. Nintendo saca al mercado GameCube, una videoconsola con forma de cubo con asa (ajam) que utilizaba los novedosos MiniDVD como almacenamiento de sus juegos en parte para evitar lo que le ocurría a su máximo competidor con el pirateo, en parte por distinguirse, una vez más, de sus rivales. En 4 años de vida apenas fueron capaces de vender 22 millones de esta nueva máquina.

La Gran N tiene un as en la manga y, en Navidades de 2006, sorprende al mundo con el lanzamiento de Wii. Jugones de toda la vida y neófitos de este tipo de entretenimiento digital se dan la mano y caen rendidos a sus pies gracias a su mando con detección de movimientos, el Wiimote, con el que, por primera vez en este mundillo, podíamos pasarnos horas jugando un partido de tenis o un combate de boxeo en nuestros salones… para desgracia de nuestras posteriores agujetas. Por si todo esto fuera poco, Nintendo innova también con el software y nos regala joyas del calibre de “Super Mario Galaxy”, la trilogía “Metroid Prime” o “Resident Evil 4″ sorprendiendo a propios y extraños con lo que son capaces de lograr los programadores trabajando con una máquina técnicamente por debajo de la competencia, la cual ya se encontraba inmersa en una guerra por el HD y los gráficos más realistas para, posteriormente, tratar de arrebatar sin éxito un trozo del pastel al incorporar accesorios con detección de movimientos como mandos (en el caso de PS3) o el famoso Kinect de XBox 360. Ni que decir tiene que no lo lograron y Wii reinó sin problemas como lo demuestran las ventas globales de la ya pasada generación: 100 millones de ventas de Nintendo frente a los 80 millones de Sony y 78 millones de Microsoft.

Daniel Socialmedia - Nintendo Personajes

Y llegamos a la actualidad. Los chicos de Kioto, aprovechando la buena acogida de su producto, se adelanta a sus competidores y dan el pistoletazo de salida a la octava generación de consolas lanzando Wii U, la clara sucesora de su rompeventas más reciente, con la que dan un paso más y, viendo el claro potencial de las tablets cuyo mercado no para de crecer y crecer, incorporan a su nueva máquina un mando con pantalla táctil y resolución, por primera vez, en HD a 1080p para disfrutar al máximo en nuestros televisores.

En poco más de un año (salió a la venta en noviembre de 2012) llega apenas a los 4 millones de usuarios, cifra que las compañías rivales están alcanzando ya sin problemas: 4,2 millones de PS4 a nivel mundial y 3 millones de XBox One según informaron sus respectivas compañías hace escasos días. Fecha de salida al mercado de estos dos monstruos de la tecnología, noviembre de 2013.

Leo en la cuenta de Twitter del Web Manager de “Computer Hoy”, Martín Castro (@castro_segade), que se reduce la previsión de ventas de Wii U de 9 millones a menos de 3 (millones, ¡no seamos tan crueles!). Más allá de las capacidades gráficas y la potencia, y repito que no poseo ninguna de estas nuevas videoconsolas, ¿qué es lo que realmente creo que le ha fallado a Nintendo? El miedo. El miedo y el exceso de confianza, me atrevería a añadir.

Daniel Socialmedia - Wii U Mario

Como decía al empezar esta “biblia” (voy a tener que plantearme publicar el post por capítulos…), estamos hablando de una compañía que SIEMPRE ha innovado a la hora de deleitarnos con su siguiente máquina y, a mi humilde parecer, es algo de lo que han prescindido en esta ocasión. Crear una Wii en HD no es suficiente aliciente, vuelvo a repetir lo expuesto en pasadas líneas: Nintendo siempre fué por debajo de sus competidores en potencia gráfica y las ventas la han acompañado a su favor. Crear una Wii con un mando con pantalla táctil al que, ojo, pueden traspasarse algunos de los juegos de sobremesa y seguir la partida mientras dejamos libre el televisor, por lo visto, tampoco es suficiente aliciente; y más, añado, si el mando tiene unas dimensiones tan grandes que puede resultar incómodo jugar en él. Pero, sobre todo, crear una Wii donde los videojuegos son MÁS DE LO MISMO, está clarísimo que no es ningún aliciente.

Es decir, bajo mi prisma, Nintendo ha tenido miedo de perder esos jugadores ocasionales que han encontrado en Wii su primera máquina a los 50 años y, a la vez, ha pecado de exceso de confianza pensando que la gente volvería buscando lo que ya venía disfrutando desde hace años.

Me atrevería a añadir un último punto que considero muy importante. Como todo jugador sabe, a la máquina no la definen los números (potencia del procesador, mllones de polígonos que mueve, etc) si no los juegos. Playstation fue un éxito de mercado, entre otras cosas pero sobre todo, por maravillas como Final Fantasy, Gran Turismo, Metal Gear Solid y Grand Theft Auto. Nintendo, bien por las prisas bien porque se hayan dormido en los laureles, aún no ha presentado ningún buque insignia que te haga desear tener su videoconsola.

No hay un revolucionario Mario Bros (¿en serio, de verdad queréis que pensemos que el Mario 3D World es la bomba?), nada se sabe de un nuevo Zelda (¿reeditar Wind Waker de Game Cube con el gancho del HD, a quién se le ha ocurrido semejante maniobra?) y los “juegos para mayores” como “Assassin´s Creed” o “Call of Duty”, al no ser exclusivos, no son reclamos suficientes. Si, para colmo de males, me van los videojuegos retro y, aunque ya los posea en Wii, tengo que volver a pasar por caja si quiero hacerme con Super Mario Bros o Super Metroid, apaga y vámonos.

Nintendo, en una reciente noticia, anuncia 250 millones de euros en pérdidas al cierre de este año fiscal y tantean un cambio de estrategia adentrándose en el terreno de las tablets y smartphones y yo propongo: ¿Y si cogen al toro por los cuernos, lanzan al mercado juegos que realmente merezcan la pena y aprovechen al máximo el potencial de la consola y bajan el precio de la máquina?

Escriba un comentario