Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Bienestar social, prioridad de la institucionalidad de la Ciencia, Tecnología e Innovación en México



Bienestar social, prioridad de la institucionalidad de la Ciencia, Tecnología e Innovación en México
En la INNOVACIÓN: Un mundo de infinitas posibilidades (Núm. 49, Nov-Dic 2013).

Ciencia, tecnología e innovación (CTI) consolidan su institucionalidad cuando logran el reconocimiento de más amplios sectores de la sociedad, como actividades que favorecen el bienestar general y propician un mayor crecimiento económico.

En México se ha dado un impulso importante a la institucionalidad del sector de CTI, mediante la creación y fortalecimiento de instituciones para el desarrollo del sistema, como mayor infraestructura física y nuevos centros de investigación e instituciones de educación superior. Al mismo tiempo, se ha avanzado en lo legislativo, mediante la formulación de leyes con sus respectivas reformas, la cuales consolidan la institucionalización del sistema de CTI mexicano.

El marco institucional, entendido como la estructura de instituciones políticas, económicas y sociales que organizan la vida social del país, es vital para entender las posibilidades de desarrollo de cualquier sociedad o región. Las instituciones son fundamentales porque estructuran los incentivos para el comportamiento de los agentes económicos y determinan las posibilidades de cooperación de una sociedad como la nuestra, que con instituciones adecuadas conseguirá garantizar los derechos de propiedad, facilitar el intercambio económico, impulsar la innovación y el aprendizaje, favorecer la inversión y, por lo tanto, promover el crecimiento y el desarrollo económico.

Resulta así que, el desarrollo institucional está directamente relacionado con el funcionamiento de la economía, y por tanto la comprensión del papel de las instituciones es vital para entender la economía y la sociedad. Cuando hablamos de instituciones hacemos referencia a las reglas, normas y restricciones –escritas y no escritas– que existen en la sociedad, y que incluyen: a) los códigos de conducta, normas de comportamiento y creencias; b) las constituciones, leyes y reglas que gobiernan la política y la sociedad, y c) los acuerdos y reglas escritas que rigen las relaciones contractuales.

Para fortalecer la construcción de la institucionalidad de la CTI en México, el 19 de noviembre de 2013 se efectuó el IV Congreso Nacional de Legisladores sobre políticas, estrategias y prioridades para la CTI, organizado por el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, en conjunto con la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados y la Red Nacional de Consejos Estatales de Ciencia y Tecnología (REDNACECYT), el cual reunió a representantes de los congresos estatales, titulares de las secretarías de CTI de Morelos, DF y Jalisco, así como de las comunidades académica y empresarial para revisar este largo proceso de toma de decisiones y los desafíos que en el futuro entraña la construcción de políticas públicas. El propósito final es que los conocimientos científico y tecnológico contribuyan a la solución de problemas de las regiones y del país en general para alcanzar mejores niveles de desarrollo.

Diálogo abierto

En ese evento, la diputada Irazema González Martínez destacó que los legisladores y la academia deben trabajar en conjunto, ya que se requiere de la existencia del diálogo entre ellos y los diversos actores de la CTI, ya que se necesita mucha información y el conocimiento de los expertos y los usuarios para construir un país mejor y para enfrentar los retos que se tienen por delante. Asimismo, dijo que deben fortalecerse los lazos de comunicación entre el Congreso Federal y los Consejos Estatales de CTI para que se reflejen en las entidades federativas los logros que se obtengan en el ámbito nacional. Debe haber, pues, una sinergia, una transversalidad, pero sobre todo, una integración de todos los sectores para imprimirle la importancia necesaria a la CTI.

El senador Juan Carlos Romero Hicks mencionó que el Congreso Nacional de Legisladores puede contribuir a formar un Sistema Nacional de Legisladores, pues están incomunicados los federales de los estatales, y es necesario saber qué ocurre en todas las entidades federativas del país. Urge transversalidad y mayor comunicación para aprender unos de otros. Destacó también que se necesita un enfoque transversal que atienda a la Constitución y a las leyes secundarias en el rediseño de las políticas públicas que necesita el país.

Francisco Javier Castellón Fonseca señaló que para abordar el tema de ciencia y tecnología en los estados de la República, hay que tomar en cuenta que una cosa es el contexto político en que se desarrolla la actividad política y legislativa, donde los temas son nacionales, se discute el futuro del país y se toman decisiones nacionales, pero en el contexto local las circunstancias son diferentes. Por débil que sea el apoyo para la CTI en los estados, siempre habrá personas, empresarios que estén interesados en la CTI. Eso es la gran fortaleza que tienen estas comisiones legislativas. Por ello, pueden darle un gran impulso a la ciencia con buenas iniciativas para proyectarla a futuro.

Todas y cada una de las intervenciones de los participantes aportaron ideas que contribuyen a mejorar la institucionalidad de la CTI, seguramente se seguirán construyendo acuerdos que permitan avanzar con la visión de largo plazo que plantea el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECITI) que maneja una visión a 25 años. De la misma forma hubo consenso de que hay que trabajar más en la participación equitativa y sin discriminación entre mujeres y hombres en el SNCTI, entre otros puntos como asignación de prioridades, optimización de recursos, participación equilibrada, desarrollo de redes y alianzas, desarrollo regional e inclusión.

Escriba un comentario