Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Delante de la pantalla, a la espera de los robots



¿Qué nueva tecnología modificará nuestra vida diaria? O más risueñamente, ¿hay vida más allá de Internet? Aunque parezca ciencia ficción, los tecnólogos vaticinan la masificación de los robots.

Se dice que vivimos en la era tecnológica. Y esto a raíz de que son inseparables la vida de las personas y de las sociedades del entorno artificial creado por los inventos de la ciencia.

La dependencia de la tecnología es de tal magnitud, que es lógico que se especule con el día en que el homo sapiens capitulará finalmente ante las máquinas por él creadas.

El tiempo que permanecemos delante de las pantallas, por ejemplo, inquieta a algunos psiquiatras. El temor es la  “mediatización” de la existencia.

Los niños y los adolescentes en Estados Unidos pasan el triple de lo aconsejado frente a celulares, tablets, TV y computadoras. Eso acaba de advertir la Academia Americana de Pediatría (AAP).

El tiempo de exposición ante las pantallas no debería superar las dos horas diarias. Por encima de ese tope, según la entidad, aumentan los riesgos relacionados a problemas de sedentarismo, atención y comportamiento.

El consumo multimedia real no para de crecer en todos los países, aunque no todos los pediatras suscriben los temores de la AAP. Ariel Malamud, coordinador del Equipo de Informática de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) matiza la cosa.

“Los chicos usan la PC, los videojuegos y ven TV, muchas veces en simultáneo. Si pensamos en dos horas, significa sólo algunos minutos por dispositivo. Si sumamos el tiempo que los chicos pasan ahora con cada aparato, o con todos a la vez, la cuenta arroja cerca de seis horas, y eso no es malo de por sí”, explicó.

En su opinión, “no debemos considerar el uso de los dispositivos desde la mirada de nuestra generación. Los chicos los resuelven con una plasticidad cerebral distinta. Hay un cambio evolutivo que debemos seguir”.  

Como sea, una cosa es cierta: la tecnología marca el ritmo de evolución de una generación, al punto que las mentes y el sistema perceptivo  de los más jóvenes están configurados, o formateados, por el nuevo entorno digital.

Mientras esto ocurre e Internet coloniza nuestras vidas, se ha instalado la pregunta de cuál será la próxima revolución tecnológica que, al igual que la Web en los últimos años, también revolucionará el mundo cotidiano.

Paul Saffo, futurista, profesor de la Universidad de Stanford e investigador del Institute for the Future da algunas pistas: “Si hablamos de algo en la escala de la televisión en la década de los ‘50, el ordenador personal en los ‘80 y la Web en los ‘90, la siguiente gran revolución no va a provenir de la Web 3.0, sino de los robots”.

Según anticipó, “estamos muy cerca de una revolución robótica que va a tomar a muchos consumidores por sorpresa”. A decir verdad, desde el mundo de la robótica, se viene anunciando hace tiempo que estos aparatos con forma humana cambiarán el futuro de la humanidad.

Las revistas de ciencia y técnica aseguran que esto no es ciencia ficción: las fastidiosas tareas de la vida cotidiana serán dejadas en manos de robots humanoides con los que también conviviremos día a día.

Un entusiasta de esta idea es el profesor Alexander Waibel, del Instituto de Tecnología de Karisruhe (KIT), para quien los robots serán positivos para gente que vive sola y no se puede mover o ancianos que necesitan la ayuda de enfermeros.

Hay científicos que vaticinan que en un plazo de 10 a 30 años se verán muchos robots  humanoides en el entorno social y laboral.

© El Día de Gualeguaychú

Escriba un comentario