Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Divorciado, con un hijo de 17 años y adicto al ‘Gym’



Antonio Ortiz tiene 42 años y es un adicto a los gimnasios. Está divorciado y tiene un hijo de 17 años. Sus amigos lo han calificado como un apasionado de las pesas, un vividor y un mujeriego. Nadie, sin embargo, de su entorno sabía que podría ser el enemigo público número uno de la Policía. Tampoco lo intuían o lo podían sospechar. «Era un tío que engatusaba a las mujeres, pero no me creo que hiciese eso a niñas pequeñas», señaló uno de sus conocidos en un municipio del Sur de la región donde trabajaba desde hace varios años en el negocio de los coches de segunda mano.

Ayer fue detenido en el piso de un tío suyo de Santander donde había pasado los últimos 15 días para intentar huir de la presión policial. Según los vecinos, en las dos semanas que ha estado en Cantabria se pasaba todo el día en el gimnasio.

En la actualidad, trabajaba como vendedor de vehículos de segunda mano en un concesionario de la zona Sur de Madrid y era la mano derecha del propietario del establecimiento. De esta forma, podía pasar bastante tiempo fuera del negocio. También se dedicaba a alquilar pisos de su propiedad.

En su perfil de Facebook llama la atención la cantidad de chicas que forman parte de su círculo de amigos. También figura en él su hijo. En las fotografías que están puestas en la red social se puede apreciar su pasión por el ejercicio físico, ya que sale en casi todas exhibiendo musculatura. Su descripción coincide plenamente con la ofrecida por la única testigo que le reconoció, en la calle de Mequinenza de Madrid, y que le retrató como un hombre de entre 35 y 40 años, con el pelo corto y, sobre todo, con brazos muy fuertes.

Escriba un comentario