Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

El 69% de las aplicaciones móviles se implementan sin haberse probado antes



varios_logo_microfocus2La movilidad es uno de los fenómenos que más expectativas y decepciones genera, y no solo entre el gran público, también en las empresas. Los primeros se frustran con el mal funcionamiento de las aplicaciones, las segundas al comprobar que sus inversiones no se corresponden con un aumento de las ventas. Según Micro Focus, el 69% de las aplicaciones para “smartphones” y otros dispositivos móviles se ponen en operación sin haberse probado antes.

“En el ámbito de la movilidad –explica Ricardo Montes, director de marketing de Micro Focus para LATAM- no existe la cultura de testing que si está presente entre los desarrolladores de aplicaciones de negocio. Hay cientos de nuevos desarrolladores, que en muchos casos son freelancers, que no tienen ni los conocimientos ni los medios para probar las aplicaciones. Muchas veces se pones más esfuerzo en crear Apps atractivas y originales que en asegurar que éstas funciones correctamente y el resultado es un fiasco”.

Según Micro Focus el “go to market” de las Apps es extremo. “Prima la velocidad y el precio sobre cualquier otro factor y las empresas están empezando a aprender de sus errores con un coste nada despreciable, especialmente en las aplicaciones dirigidas a los consumidores”.

El problema es menor cuando se trata de aplicaciones empresariales de acceso móvil “en estos casos se parte de unos estándares de calidad y fiabilidad contrastados y se exige que la Apps los mantenga, También hay menos urgencia”. No ocurre los mismo con las Apps comerciales, con las tiendas online móviles, aquí los fallos son habituales “y cuando un usuario se frustra, no vuelve a visitar la página, con lo que se pierden oportunidades de venta”.

Según Micro Focus, el proceso de prueba debe abarcar todo el ciclo d e desarrollo de la aplicación, “no sólo la última fase”, y debe incluir un testing que simule la operativa del usuario sobre todo tipo de dispositivos, tamaños y resoluciones de pantallas y sistemas operativos, algo que casa día es más complejo en un mercado en el que cada día salen al mercado nuevos modelos y nuevas versiones de los sistema operativos.

Las claves del éxito
Según diferentes analistas las descargas de aplicaciones móviles pasarán de los 30.1 mil millones en 2011 a más de 200 mil millones en 2016. La razón de este boom se justifica tanto en los cambios experimentados en los hábitos de consumo y la manera como nos socializamos, como en el desarrollo de nuevos canales para buscar información, leer las noticias o consultar las cuentas bancarias.

Según Borland, una compañçia de Micro Focus, poco a poco la presión se traslada de los departamentos de TI a otros como marketing y ventas, que tienen que ofrecer nuevas aplicaciones móviles que sean capaces de satisfacer las nuevas necesidades del usuario final. Sin embargo, estos “desarrolladores no profesionales” a menudo evitan o reducen el tiempo necesario para el testing crítico, con el fin de cumplir los plazos cada vez más cortos de entrega o, simplemente, porque no son conscientes de los riesgos que conlleva esta omisión.
Para ayudar a evitar estos errores, Borland ha identificado cinco claves para que los profesionales no expertos en desarrollo, puedan ofrecer aplicaciones móviles seguras y fiables.

• Tiempo de prueba es igual a tiempo de reparación. A menudo, se emplea más tiempo de prueba en perfeccionar la aplicación que en probar la propia aplicación, lo cual no es una buena idea. Ese tiempo de prueba es el tiempo destinado a corregir la aplicación y a perfeccionar su experiencia de usuario. Probar no es productivo, arreglar cosas, sí.

• Asegurar las condiciones de la aplicación. La mayoría de los problemas que ocurren con las aplicaciones móviles están relacionados con las condiciones de los datos, conectividad o condiciones de memoria física del dispositivo. Ejecutar la aplicación a través de la prueba de su uso funcional tiene sentido, pero es necesario asegurarse que las condiciones físicas de la aplicación y el dispositivo sean las correctas.

• Priorizar las pruebas. Aunque la confianza es obviamente muy importante, probar todo el tiempo las aplicaciones en cada dispositivo conlleva emplear mucho tiempo y no debería ser así. Pero si es transaccional, tiene mucho tráfico o es el escaparate de su negocio, es necesario asegurarse de que funciona todo el tiempo y en todos los dispositivos habituales. El tiempo empleado en priorizar los objetivos es la mejor inversión que puede hacer.

• Reutilizar las pruebas ahorra tiempo y dinero. La automatización de pruebas puede ser útil, ya que es posible grabar una vez un proceso y reproducir los tiempos de prueba muchas veces, lo que aumenta su cobertura, pero no sus horas de trabajo.

• Observar los todos los datos mejora la calidad. Prestar atención a los datos previos aporta una ventaja inicial ya que permite conocer lo que es necesario trabajar. Pero no solamente eso, porque los análisis también ayudan a determinar cómo hay que probar la aplicación. Lo que era importante al principio, a menudo se cambia por otras cosas, por eso, las pruebas de aplicaciones tienen que evolucionar con la misma aplicación

Escriba un comentario