Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

El blog, nuevo poder del consumidor



Los vendedores de productos y servicios deben abrir nuevos canales de diálogo con sus clientes en la Web, y los blogs son una herramienta ideal para ello.

1. Consumidores conscientes de sus derechos
Los blogs son una clara demostración de la democracia en internet. No hay temas que no se traten, y la libertad de expresión está garantizada.
Un tema importante en el que se aplican es la defensa de derechos del consumidor.
Hay blogs en los que los clientes de empresas manifiestan su conformidad o disconformidad con los productos, así como elogios o quejas, según corresponda.
2. Blogs, la honda de David
Esta herramienta constituye un arma efectiva, que puede vender enormes y costosas campañas publicitarias que si bien tienen nivel masivo pueden presentar resultados efímeros al desmoronarse ante la realidad la argumentación presentada.
También son la mejor campaña a favor de productos que no son muy conocidos pero brindan las respuestas que busca el cliente.
Asi, la democracia llega a la Web no sólo en temas políticos, filosóficos, religiosos y otros en los que hay mucha participación, sino en los aspectos de la vida cotidiana.
3. Poca cultura empresarial sobre blogs
Las empresas pueden también usar este recurso para que los usuarios se expresen, pero parecen tener reservas al respecto.
Sin embargo, deberían escuchar al usuario de manera pública, para posibilitar mejorar sus productos y su imagen ante la sociedad.
Muchas compañías tienen en sus páginas web una dirección de email y teléfono donde hacer reclamos, que se reproducen además en sus productos, pero esto se hace de manera reservada, sin difundir las quejas u opiniones.
4. Necesario cambio de actitud
Las empresas deben mejorar la atención al cliente, pues un blog con testimonios en su contra puede desmoronar los resultados de millonarias campañas de publicidad, como hemos señalado.
A menudo ven la situación creyéndose en un lugar superior, penando que el rebaño sigue las propuestas masivas que presentan.
Sin embargo, el cliente tiene hoy más exigencias y pide lealtad comercial. Si no se cumplen sus expectativas las grandes inversiones en medios serán semejantes a un castillo de arena al que llega una ola. Alberto Auné

Escriba un comentario