Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

El fenómeno Matrix: de la realidad virtual a la hiperrealidad



¿Quién no ha sentido nunca la sensación de recordar un suceso, pero no saber si lo ha vivido o soñado? Con la llegada de la era digital los límites de la realidad han dejado de estar bien definidos. Como en los sueños, los mundos real y virtual se funden gracias a los avances tecnológicos que se producen a diario. Los diferentes hardwares, desde los primeros ordenadores que ocupaban habitaciones enteras hasta el más moderno y compacto smartphone, se han convertido en puertas a un mundo dentro de nuestro mundo: el de la realidad virtual.

La realidad virtual permite transmitir la sensación al usuario de estar presente en un lugar y bajo una serie de circunstancias sin que realmente lo esté. Esta tecnología se basa en la generación por ordenador de una serie de imágenes que son contempladas a través de un visor. A esto pueden sumársele diversos sensores incorporados a un traje con la capacidad de recrear condiciones climáticas determinadas y una gran suerte de estímulos, mejorando aún más la experiencia virtual. Pese a que su utilización y desarrollo se han dado sobre todo en el ámbito de los videojuegos, su uso se ha extendido a otros campos, como la simulación de vuelo, e incluso se está tratando de incorporar al cine como un paso más allá del efecto 3D.

Sin embargo, es interesante prestar atención al concepto de hiperrealidad. Este término es utilizado por expertos en la materia como Jean Baudrillard, Daniel J. Boorstin y el famoso Umberto Eco para designar la incapacidad que puede presentar la consciencia para distinguir lo real de lo irreal, en especial por la influencia de las nuevas tecnologías. Si se vuelve la vista atrás se puede recordar una saga que se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la ciencia-ficción, Matrix . Por si alguien no recuerda la trama, en el universo en que se desarrolla la historia, las máquinas han dominado a los seres humanos, manteniéndolos inconscientes, haciéndolos vivir en otra realidad. Las personas no saben que están viviendo en un “sueño”, no son capaces de distinguir una realidad de otra. Si bien se habrían de matizar algunos detalles, el ejemplo de Matrix sirve para representar, por una parte el aspecto de la realidad virtual, en tanto en cuanto una máquina hace sentir el estar presente en una situación irreal, y por otra la hiperrealidad, es decir, que la propia persona es incapaz de saber si lo que vive es realidad o fantasía.

Tras esto, la pregunta es: ¿el desarrollo de las tecnologías, concretamente el de las basadas en la realidad virtual, podría llegar a confundir nuestra percepción de la realidad? La pregunta es, a priori, de difícil respuesta. Todavía han de sucederse años de innovación y desarrollo, aunque es cierto que en la actualidad ya se dan casos de diversos grados de hiperrealidad en los llamados hikikomori, esos jóvenes japoneses que se aíslan de la sociedad en su habitación y se rodean de aparatos electrónicos y que, debido a ese aislamiento, terminan no pudiendo distinguir la realidad.

¿Existe el fenómeno Matrix?

 Jesús González Lourido

neo_matrix-B

Escriba un comentario