Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Espejito, espejito, quién soy



elephantpc4Estaba leyendo un artículo sobre la autopercepción de la imagen personal y terminé pensando que la tecnología nos ha ayudado a construir nuevas formas de presentarnos públicamente a través de una multiplicidad de dispositivos.

Hoy más que imagen tenemos perfiles en los que intervenimos activamente mostrando algo más “o algo menos” que lo que nos muestra el espejo. Se ve de todo: gente que se muestra en la niñez, otra que deliberadamente te espeta su felicidad o desdicha aunque no siempre esto coincida con la realidad, otra que solo te deja ver sólo un fragmento de sí misma mostrándote una oreja, una mano o el dedo chico del pie, otra que pareciera que su existencia se completa con la presencia de otras personas, animales u objetos, otras que cambian diariamente su imagen y otras, las más criticadas pero tal vez las más honestas consigo mismas, no se muestran y te ponen una imagen de Sailor Moon dejando al descubierto una fantasía que traen de la infancia.

En esta babel todos somos constructores, recreando la parte de nuestra personalidad que queremos compartir.

Esto trasciende lo social y en ámbitos más formales es común que las personas también utilicen artilugios para mostrarse. Basta recibir algún currículum de vez en cuando para apreciar no sólo la foto del protagonista sino también otras marcas personales que existen gracias a la tecnología: enlaces a Linkedin y otras redes, sus páginas web, videos o podcast presentándose.

Antes no teníamos tanta devolución de nosotras/os mismos. Te sacabas una foto de tanto en tanto, 12, 24 o 36 de las cuales alguna salía velada y no la podías ver, otra con los ojos rojos, otra con un dedo irrumpiendo como un sol raro en un costado… pero quedaban ahí perdurables, persistiendo con sus defectos en el tiempo. Muchas veces resconstruíste tu imagen pasada a partir de esas fotos,estampas falaces de tu persona, que se confunden irremediablemente con tus recuerdos y no sabés si lo que recordás es la foto o la vida misma. En el fondo es lo mismo.

Más allá de lo que opines, tenemos que coincidir en que la tecnología nos devuelve nuestra imagen, pero no se trata de una imagen directa sino de aquella que antes pasó por nuestra imaginación y eso me gusta.

Me quedo mirando las fotos de un viaje, las miro todas, también las que salieron feas y que nunca van a salir a la luz pero no las borro, las dejo como testigos mudos de mi otra parte, el perfil que no quiero compartir pero que es irremediablemente parte de mi.

Te comparto un dibujo de Frits Ahlefeldt, un artista que admiro mucho, te va a gustar.

woman-drawing-herself

Escriba un comentario