Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Impacto del Transporte Urbano en el Medio Ambiente



El transporte urbano ha sido en las últimas décadas sinónimo de emisión de gases de efecto invernadero, contaminación del aire y contaminación acústica. Hasta tres cuartas partes de la población de las ciudades europeas ve afectada su calidad de vida por el transporte urbano según un informe del mes de noviembre de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Una gran parte de la población está expuesta a niveles de 320px-Bike_sharecontaminación por encima de los estándares establecidos por la UE y la OMS[i]. La propia OMS publicó en octubre de 2013 un informe alertando que la contaminación del aire era la principal causa ambiental en las muertes de cáncer[ii].

AEMA también resalta las peligrosas consecuencias del ruido generado por el tráfico para la salud de los numerosos ciudadanos que viven en núcleos urbanos. Ciudades como Sofía, París,  Oslo y Dublín, se encuentran por encima de los niveles recomendados por la OMS (establece como límite máximo 55 dB por la noche). La capital de Bulgaria, Sofía, se acerca a cifras cercanas al 40% de la población total afectada por niveles de ruido superiores a estos niveles.

Además el 38% de los accidentes de transporte ocurren en las ciudades, en el 80% de los casos cuando peatones intentan cruzar la calle. Otra consecuencia es la congestión del tráfico, que se ha estimado que provoca pérdidas económicas equivalentes al 1% del PIB[iii].

Para mitigar todos estos efectos, muchas ciudades europeas han impulsado políticas y ambiciosos proyectos relacionados con el transporte urbano. Las propuestas y soluciones planteadas son de muy diversas características. Algunas de estas novedosas iniciativas son:

  • Potenciación del transporte público y promoción del uso de la bicicleta como transporte principal de las ciudades. Mejora la equidad social y la calidad de vida urbana, además de reducir las emisiones de gases contaminantes.
  • Aplicación de la restricción vehicular. Existen diferentes propuestas para restringir el acceso de vehículos a zonas urbanas. Una de ellas es la aplicación de peajes urbanos como se realiza en Londres[iv] o los impuestos de congestión de Estocolmo para poder acceder a determinados puntos del casco urbano. Otra de las propuestas más populares es el racionamiento vial, que consiste en la restricción de un porcentaje de los vehículos cada día. Por ejemplo alternando diariamente según la matrícula sea par o impar.
  • La UE ha impuesto por legislación que los nuevos coches sean más eficientes.

Pese a que inicialmente las medidas adoptadas supusieron ciertas reticencias en la población, con el tiempo se convirtieron en bastante populares en vista a los buenos resultados que se han ido obteniendo. Resultados que se reflejan en estadísticas recogidas por la propia Agencia Europea del Medio Ambiente.

Por ejemplo, las emisiones de CO2 de los coches nuevos se han reducido de los 177 g/km emitidos a niveles de 130 g/km. Estos datos muestran que el objetivo de alcanzar emisiones de 95g/km para 2020 está cerca. Otro dato interesante es que en el 2012, en la UE creció en un 61% la venta de coches eléctricos. Francia es el país que lidera la venta de vehículos totalmente eléctricos con 5650 coches en 2012, seguida por Alemania, en donde se vendieron 2809.

El informe de AEMA también destaca que en el período 2009-2011, el uso de la bicicleta y el desplazamiento a pie crecieron considerablemente en ciertas ciudades. Por ejemplo, en Estocolmo, los desplazamientos no motorizados pasaron de un 34% del total en 2009 a un 44.6% en 2011. Estos resultados son consecuencia de la buena acogida y el éxito de las medidas tomadas en muchas de las ciudades europeas.

Pero aún queda mucho trabajo por delante, y la UE, consciente de ello, ha establecido una serie de objetivos para reducir el impacto ambiental del transporte en Europa. Estas metas establecidas para el sector del transporte forman parte de uno de los objetivos globales de la UE para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero entre un 80-95%, con respecto a los niveles de 1990,  para 2050[v]. En relación al transporte se han marcado los siguientes objetivos:

  • Reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero de los coches en un 60% con respecto a los niveles de 1990 para el año 2050.
  • Reducir en un 70% el consumo de derivados del petróleo en el sector del para 2050, comparado con los niveles de 2008.
  • Reducir las emisiones medias de CO2 de los nuevos coches a 95 g de CO2/km para 2020.
  • Para cada miembro de la UE, el porcentaje de energía renovable consumida en transportes debe ser del 10% con respecto al total para 2020.

Las ciudades ofrecen  un elevado número de ventajas para la implantación de tecnologías e infraestructuras para nuevos vehículos. De media un transporte motorizado recorre en un día entre 9-22 kilómetros, distancias que ofrecen numerosas oportunidades para modos de transporte más ecológicos, como la bicicleta.  En la UE se sigue trabajando en esta dirección, son muchas las políticas vigentes como los Planes de Movilidad Urbana Sostenible, el Libro Blanco de Transporte[vi], así como los recientemente aprobados paquetes de apoyo a la movilidad urbana.

Las nuevas ideas en transporte urbano están cambiando el modelo tradicional de ciudad. Los ciudadanos no quieren más contaminación, ruido y congestión del tráfico, quieren una ciudad más accesible, más ecológica y que ofrezcan una mayor calidad de vida. Este es, sin duda, uno de los grandes retos de Europa para las próximas décadas.

En el siguiente link podréis acceder al informe de la Agencia Europea Medio Ambiental titulado “A closer look at transport” publicado en noviembre de 2013:

http://www.eea.europa.eu/publications/term-2013/

 Artículo inicialmente publicado en el blog de la Cátedra de RSC de la UNED.

 Bibliografía

[i] Organización Mundial de la Salud (OMS). “Night Noise Guideline for Europe”, 2009

[ii] Organización Mundial de la Salud. “IARC: Outdoor air pollution a leading environmental cause of cancer deaths”, 2013

[iii] Comisión Europea. “The Urban Transport Green Paper”, 2007.

[iv] Página oficial sobre el peaje urbano en Londres http://www.tfl.gov.uk/roadusers/congestioncharging/

[v] RoadMap 2050

[vi] Libro Blanco de Transporte, 2010

Escriba un comentario