Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

iRobot Ava 500, el sistema de telepresencia que permite estar ahí sin estar



Ava-500-Hallway-Conversation

iRobot Ava 500 es lo último en robots de telepresencia que ha presentado el conocido fabricante de robots.

Hay gente muy, muy ocupada que necesita estar en más partes de las que puede permitirse en un momento dado. Ejecutivos de todo el mundo darían lo que fuera por poder asistir a esa cena en Tokio con los socios y estar disponibles para la junta directiva que tiene lugar media hora después en Londres. Hay médicos que seguramente se sentirían mucho mejor si pudieran seguir pasando ronda a sus pacientes pese a kilómetros de distancia asistiendo a un evento de actualización en su especialidad.

Para todos ellos, iRobot cree haber dado con esa solución obvia que desde hace años se nos viene prometiendo. Sí, estamos hablando de robots que hacen acto de presencia por nosotros, y nos ponen allí de manera virtual, para que sigamos estando sin estar.
Un precio tan elevado que se financiará en cuotas mensuales
Se trata concretamente del iRobot Ava 500, un robot que podemos controlar remotamente y cuenta con todos los accesorios. Desde un sistema de navegación para permitirnos movernos a nuestras anchas, pasando por una pantalla de 21,5 pulgadas pensada para mostrar nuestro rostro, altavoces, y cámara para grabar el área en la que está el Ava 500.

Este tipo de artilugios pertenece a un nicho de mercado relativamente joven, los robots de telepresencia, que de a poco están ganando cada vez más éxito, y cuya misión principal es, claro, emular la sensación de que su usuario está en el lugar.

De cualquier modo, no se trata de un artículo que cualquiera pueda permitirse adquirir. Va dirigido a un público muy, pero muy selecto, y probablemente no serán particulares los que lo comprarán, sino empresas que necesitan mantener a su personal en más de un lugar al mismo tiempo. Esto último lo decimos por el restrictivo costo, 70.000 dólares, que podrán o no ser pagados en cuotas mensuales de 2.000 dólares. Vamos, que si te estabas ilusionando con dejar de ir al trabajo y quedarte en cama todo el día usando el Ava 500, pues no te saldrá nada barato.



Vía Gizmología

Escriba un comentario