Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Las empresas descubren el potencial de los drones para sus negocios



drone

Después de comprar sus primeros vehículos aéreos no tripulados, conocidos como drones, el topógrafo griego George Papastamos despidió hace dos años a casi todos sus empleados. Ahora, en lugar de un equipo de 12 personas, cumple sus encargos con la ayuda de sólo un dron y un asistente.

“Entendí que esto era el futuro”, dice Papastamos. Los drones han mejorado sus mapas y reducido sus costos, y también le han permitido conseguir más contratos. “Es mucho, mucho más rentable”, señala.

Mientras que en algunos países los reguladores y los tribunales debaten cuándo y cómo permitir el uso de drones para fines comerciales, en otros, como Australia, Japón y el Reino Unido, los robots voladores ya están transformando la manera en que las empresas hacen negocios. Estos aparatos están demostrando su potencial para proveer alternativas más baratas y efectivas a los aviones tripulados -y a mano de obra humana- en industrias como la minería, la construcción y la cinematografía.

En Estados Unidos, el mayor productor mundial de drones, el minorista en línea Amazon.com Inc., ha propuesto usarlos para entregar paquetes. La idea, sin embargo, tardará años en implementarse. Además, la legalidad del uso de drones para fines comerciales en EE.UU. sigue siendo incierta. La Administración Federal de Aviación ha prohibido su uso comercial en el país, aunque hace poco una corte cuestionó la autoridad de la agencia para hacerlo.

En otros países, sin embargo, el uso de drones no se centra en los consumidores, sino en ambientes de trabajo y zonas remotas que tradicionalmente han requerido aviones tripulados.

Las mineras, por ejemplo, emplean las cámaras de alta definición de los drones para crear mapas tridimensionales de minas que luego un software utiliza para calcular cuánto material ha sido removido, lo que les permite ajustar sus estimaciones de producción.

“Es más rápido, simple y efectivo” que emplear inspectores humanos o aviones tripulados, señala Thomas Lerch, que usa drones para medir hoyos de grava, excavaciones y vertederos en Suiza.

 

 

Escriba un comentario