Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Los iPhone 6 y 6 Plus ya están en España: Así han sido nuestras primeras 24 horas con ellos



Hoy es el día en que los iPhone 6 y iPhone 6 Plus llegan al mercado español. Lo hacen también a otros 21 países del globo, protagonizando la segunda oleada de lanzamiento de los nuevos smartphones de la casa. La primera fue el pasado fin de semana y la campaña no le ha ido nada mal: Apple ha conseguido alcanzar una cifra récord, vendiendo nada menos que 10 millones de iPhones -las intenciones de estas compras son ya otra historia. Pero, ¿merece la pena tanta expectación? Llevo 24 horas con ambos terminales y a esperas de poder ofrecerte algo más a fondo en los próximos días (donde profundizaremos mucho más en todos sus aspectos), he querido contarte cómo son nuestras primeras impresiones sobre los nuevos teléfonos de la casa.

Los iPhone 6 y iPhone 6 Plus rompen con bastante decisión el factor forma de su generación anterior. Apple lleva tiempo explotando la silueta cuadrada, con bordes metálicos que se han convertido en toda una seña de identidad de la casa. Esta vez, sin embargo, la firma se ha liado la manda a la cabeza y la primera sensación que transmite es “rara”. Algo ha cambiado. No hay bordes anchos plateados (o dorados) ni líneas cuadradas; en su lugar todo es más curvo y sus laterales muy redondeados, adaptándose muy bien a la mano.

De hecho, el iPhone 6 se sostiene increíblemente bien. El crecimiento de su pantalla se agradece (mucho) y a pesar de acercarse a las 5 pulgadas, no da sensación de ser un teléfono grande sino todo lo contrario. Es muy compacto y recogido, lo que seguro gustará a los que tenían miedo de que se hubiera perdido esa sensación de las 4,3 pulgadas de antaño. Si temes el cambio respecto al iPhone 5s, no dudes: casi no notarás la diferencia en la mano y a cambio sí que disfrutarás más de las imágenes en pantalla.

El iPhone 6 Plus es ya otra historia. El grandullón de la manzana se siente casi como el equipo secundario, el “experimento” de la firma. De primeras asusta y eso que debo contarte que llevo algo más de mes y medio probando a fondo un LG G3 -pronto contaré más-, también de 5,5 pulgadas. El tema está en que el G3 de LG ha sido increíblemente bien recortado, mientras que el iPhone 6 Plus tiene mucha franja tanto por arriba como por abajo, donde emplaza además el botón de Home -si al final el botón trasero no era tan mala idea

Tampoco ayuda tener los dos iPhones frente a frente, ya que en ese duelo, las proporciones del modelo Plus le pueden jugar una mala jugada y espantar a más de uno. Un consejo: si dudas, no los compares lado a lado. Míralos por separado, piensa cómo se adaptarán en tu mano o bolsillo y pruébalos sin que uno le pueda hacer una sombra (quizás injusta) al otro.

Esperaba, eso sí, que sostener el iPhone 6 Plus en la mano sería incómodo, sin embargo mi mano empieza a acostumbrarse a sus proporciones. La movilidad de los dedos es distinta y hay que adaptarse: el botón de encendido/bloqueo, por ejemplo, se ha movido hacia el lateral, y dejando pulsado el botón Home, la pantalla se reduce a la mitad -un efecto en pantalla bastante feo, visualmente hablando, todo haya que decirlo- para que puedas manejarte así con una sola mano.

En cuanto al peso, el trabajo de Apple es de 10: ambos terminales, dentro de sus proporciones, son muy ligeros, ayudando a que resulten más confortables durante el uso.

La calidad de construcción es indiscutible. Apple construye buenos dispositivos y en este caso no hay lugar para la excepción. Eso sí, a mi parecer, con el cambio de diseño Apple ha hecho que el terminal pierda ese toque elegante que le proporcionaban las líneas más rectas y que no consigo encontrar entre tanta curva. No me malinterpretes. No es que no sean unos terminales atractivos, que lo son, pero por ejemplo se echa de menos el bisel tallado con diamante que tanto viste a los iPhone 5 y 5s. Por contra eso sí, Apple da paso a una pantalla cuyos bordes parecen salirse (gracias al cristal que monta), consiguiendo un efecto muy llamativo y resultón.

En la presentación Apple aseguraba que se habían mejorado el contraste y los ángulos de visión, dos aspectos que, efectivamente, podemos comentarte que se aprecian en estos nuevos equipos.

Respecto al resto del diseño, solo es quizás destacable su cámara, cuyo sobresaliente perturba (y mucho). Auguro que su anillo terminará con más de un arañazo por el roce, salvo que utilices una funda como las que ofrece Apple, que se encargan, además de proteger la espalda, de solventar el sobresalto en la superficie.

Ya que andamos con la cámara, un par de apuntes rápidos. Ambos sensores (tanto el del iPhone 6 como el del iPhone 6 Plus) son idénticos y a priori las sensaciones son muy buenas. El enfoque es muy rápido (tanto en fotografía como en vídeo) y los controles resultan sencillos de usar y prometedores. La cámara se antoja de hecho como uno de los puntos más interesantes en nuestros análisis. Pronto te contaremos más.

Finalizamos estas primeras 24 horas con los equipos para hablar muy rápidamente de iOS 8. La última versión (ejem) del SO se mueve con soltura -qué menos- y de primeras lo más destacable es la presencia de Salud. En ella accederás a un registro con tus datos de salud y actividades, una ficha que podrá ir sincronizándose con otras apps que cuenten con compatibilidad con esta plataforma. Precisamente esa dependencia hace que Salud se vea algo vacía y se sienta que “falta algo”. En cuanto al resto de apps, se nota que aún no están bien adaptadas para la pantalla del iPhone 6 Plus, algo con lo que tendrás que convivir hasta que se vayan actualizando.

¿Te perturba el tema del “bendgate”? Pues tenemos declaraciones de Greg Joswiak, vicepresidente de marketing de iPad, iPhone y iPod de Apple. Y es que no quise perder la oportunidad de sacar el tema cuando recogí los equipos, siendo la respuesta del directivo de la casa de la manzana determinante. Según me comentaba, opina que el revuelo montado es desproporcionado y sobre todo alejado de todo contexto. Asegura que todos los equipos pasan por un minucioso proceso de pruebas y los materiales han sido seleccionados con cuidado, como siempre. Sin embargo, el teléfono no es invencible y si se busca el provocar la fuerza necesaria para doblarlo o romperlo, evidentemente ocurrirá. Es como si conduces con un gran coche e igualmente ves una pared y decides acelerar y estamparte contra ella -sinceramente, tampoco esperaba que su discurso fuera muy diferente a este.

Por cierto, nunca hablamos del packaging o embalaje, así que en estas primeras horas de contacto es un buen momento para mencionarlo, ¿no crees? Los nuevos iPhones vienen en las ya típicas cajas estrechas donde parece que no cabe un alfiler, con un frontal que abandona todo rastro de color para dar paso a las siluetas de los teléfonos que albergan. El dibujo cuenta además con algo de relieve, resultando el conjunto una caja bastante limpia y minimalista que corre el riesgo de resultar hasta sosa, según los ojos que la miren.

Y hasta aquí te podemos contar hasta ahora. Nos toca seguir probando los iPhones a fondo y descubrir todas sus ventajas e inconvenientes, teniendo en perspectiva no solo sus anteriores generaciones, sino también otros terminales de la competencia. Pronto te traeremos más y mejor. Si tienes cualquier duda o inquietud que quieres que reflejemos en los análisis del iPhone 6 y/o iPhone 6 Plus, no dejes de decírnoslo en los comentarios.

20140926-100754.jpg

20140926-100949.jpg

Escriba un comentario