Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Más batería, por favor



Bateria baja

Pantallas más grandes y con más densidad de píxeles, procesadores más rápidos, cámaras mejores… Pero, ¿Y las baterías? En este aspecto la mejora ha sido prácticamente nula. Es verdad que sí que se ha mejorado la capacidad de las mismas, pero como los smartphone actuales gastan cada vez más energía, la autonomía del terminal no es mayor. Y es así, desde que salieron los primeros smartphone, la batería no pasa del día sin necesitar ser cargada. Los fabricantes han innovado estos años para hacer de los teléfonos unos dispositivos cada vez más inteligentes, pero el usuario de los mismos al final depende de un enchufe y del cargador. No solo los smartphone sufren esto, sino que todos los dispositivos portátiles lo padecen.

Y cuando tenemos un problema, hay que buscar una solución. De momento, las compañías no parece que a corto plazo vayan a solucionar nada de esto. El rival de la batería es principalmente el diseño. Nadie quiere un smartphone el doble de pesado y con el doble de grosor. Tampoco los fabricantes han reducido los tiempos de carga de sus baterías, por lo que cargar el móvil lo suficiente conlleva demasiado tiempo. Y tener que cargar siempre el móvil todas las noches hace que los ciclos de carga que tienen estas baterías se resientan. Ni las baterías duran lo suficiente y el tiempo de carga requiere de unas horas. El día que esto cambie, sí que podremos decir que habrá habido una revolución en los dispositivos.

Aunque hay soluciones para esto, porque el futuro está ahí, patentado y listo para ser desarrollado. Algunas apuestas abogan por continuar con el litio haciéndolo más potente y otras por cambiar al silicio, que tiene mayor capacidad de almacenamiento del litio pero tiene el problema de que se hincha al cargarse, por lo tanto necesitaría ser mezclado con grafeno. También hay decenas de prototipos; los más conocidos son las baterías de azúcar que duran dos veces más que las actuales baterías, la pila de combustible de hidrógeno patentada por Apple y que dura semanas sin ser cargada, o la batería de grafeno que se carga en cinco segundos. Lo que sí tengo claro es que los fabricantes deben ponerse las pilas, nunca mejor dicho, e incluir en sus terminales baterías de mayor duración y con tiempos de carga más cortos. Qué lejos quedó eso de cargar el móvil una vez cada semana.

Escriba un comentario