Cyberspace

Gadgets y Tecnologia

Un estudiante de instituto crea una pistola inteligente que se desbloquea con la huella dactilar



Kai Kloepfer inventa una pistola inteligente


El estudiante de 17 años Kai Kloepfer, de un instituto de Colorado (EE.UU), ha inventado una pistola que se bloquea y desbloquea con la huella dactilar de su propietario, permitiendo o denegando así el acceso al uso del arma.

Estados Unidos es el país con más armas de fuego entre la población civil. Según datos gubernamentales del 2009, el número aproximado de armas entre pistolas, rifles y escopetas disponibles entre la población era de 310 millones en una sociedad de 318 millones de personas, apunta el Servicio de Investigación del Congreso.

Teniendo en cuenta que cada año alrededor de 1.500 niños mueren a causa de estas armas y muchos más resultan heridos gravemente, según informa el Centro de Investigación y Política para Lesiones (CIRP por sus siglas en inglés), no es extraño que Kloepfer haya querido aplicar la tecnología biométrica de identificación de usuarios como herramienta de seguridad en el acceso a las armas de fuego.

De hecho, la idea surgió una noche cuando el joven recordó el tiroteo de 2012 que tuvo lugar en Colorado, más conocido como el tiroteo del cine de Aurora. Esa masacre ocurrió a tan solo una hora en coche de su casa y marcó a un país con algunos otros antecedentes en este tipo de matanzas. Ahora este estudiante ha ganado el premio Smart Tech for Firearms Challenge que busca galardonar soluciones de seguridad en armas de fuego.

La pistola de Kloepfer funciona creando una ID de usuario que reconoce la huella dactilar de la persona permitiendo usar el arma solo a aquellos que tengan permiso para acceder a ella. Según su creador, toda la información del usuario se guarda en el dispositivo y  no es necesario descargar la información en ningún ordenador, hecho que hace que hackear este dispositivo sea realmente difícil.

Este no es el único invento de seguridad en cuanto a armas de fuego se refiere. La empresa estadounidense Iokki ha creado una camiseta a prueba de balas que protege de ataques de pistolas y también de cuchillos. La prenda, diseñada para uso diario, dispone de unas protecciones fabricadas con materiales ligeros y delgados que resguardan las zonas vitales del pecho y la espalda.

Mientras tiroteos como el de la escuela de Newtown en Connecticut en diciembre de 2012 reabren sin éxito los debates del control de armas en Estados Unidos, iniciativas particulares y de fundaciones como la Smart Tech Foundation se hacen camino para buscar soluciones prácticas que garanticen la seguridad ante el uso deliberado de armas de fuego.

“Cada 30 minutos en los EE.UU un niño muere a causa de una arma. Quiero que mi pistola ayude a reducir muertes accidentales y lesiones, así como prever tragedias”, subraya Kloepfer en la web de noticias TechCrunch.

Escriba un comentario